Efecto antagónico in vitro de Pseudomonas aeruginosa cepa PSS contra aislamientos de Pectobacterium carotovorum y Dickeya chrysanthemi

  • Marusia Stefanova Nalimova Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal
  • Yuliet Franco Cardoza Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal
  • María F. Coronado Izquierdo Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal
  • Pilar M. Villa Gómez Instituto Cubano de Investigaciones de los Derivados de la Caña de Azúcar

Resumen

Las pudriciones blandas causadas por las bacterias pectolíticas son responsables de considerables pérdidas económicas en diversos cultivos. A nivel mundial se estiman entre 50 y 100 millones de dólares por año solamente en el cultivo de la papa [Matlala, 2004]. En las condiciones de Cuba las especies Pectobacterium carotovorum [Gardan et al., 2003] (sin. Erwinia carotovora subsp. carotovora [Jones, 1901] y Dickeya chrysanthemi [Samson et al., 2004] (sin. Erwinia chrysanthemi [Burkholder et al., 1953], pertenecientes a estas bacterias, son causantes de la podredumbre blanda en la planta y en los tubérculos en el campo y el almacén [Stefanova, 1990]. Con el propósito de disminuir la incidencia en el campo, en todos los países se utilizan diversas medidas de manejo, entre ellas el uso de semillas sanas, variedades resistentes y medidas culturales. El control biológico con antagonistas se ha investigado y valorado como un método potencial para el control de las pudriciones blandas bacterianas en diferentes cultivos, principalmente en la papa (Geels y Schippers, 1983; Colyer y Mount, 1984; Rhodes y Logan, 1986; Tzeng et al., 1990; Lucan y Melo, 1999, Abdel-Alim et al., 2000]. La eficacia de la cepa PSS, perteneciente de la especie Pseudomonas aeruginosa, y del producto biológico obtenido a partir de ella, se ha comprobado tanto en condiciones controladas como en el campo contra diversas especies fúngicas, entre ellas el tizón temprano de la papa, causado por Alternaria solani [Rodríguez y Stefanova, 2005]; sin embargo, se desconoce el efecto que pueden tener contra las bacterias fitopatógenas registradas en este cultivo. En el presente estudio se evaluó la sensibilidad de aislamientos de D. chrysanthemi y P. carotovorum causantes de pudrición blanda en papa frente a los metabolitos producidos in vitro por la cepa PSS. La siembra se realizó en placas de Petri, en forma de manchas de igual tamaño (1,2 x 1,2 cm) en tres puntos equidistantes sobre los medios de cultivo King B (KB) [King et al., 1954] y agar nutriente (AN). La incubación se realizó a 27ºC (± 1ºC) durante 48 h para la variante KB y 96 para la AN. Pasado el tiempo indicado, se retiró el crecimiento bacteriano y las placas expuestas a los vapores de cloroformo por 10 min, según AbdelAlim et al. (2000). Las bacterias fitopatógenas se sembraron de la misma forma en el lugar del antagonista eliminado, y se evaluó su crecimiento en comparación con las placas testigos. Se estudió la sensibilidad de ocho aislamientos de D. chrysanthemi y 13 de P. carotovorum –21 en total– tomados del cepario del laboratorio. Por cada uno de los aislamientos patógenos se realizaron dos montajes con dos placas de cada medio de cultivo. El 75% de los aislamientos pertenecientes a D. chrysanthemi, y el 23% de las de P. carotovorum, resultaron sensibles. Las cepas B30, B16 y Q34 de la primera especie no crecieron en ninguna de las variantes tratadas, con una marcada susceptibilidad frente a los sideróforos y a los bactericidas, segregados en el medio KB y AN respectivamente. Los resultados confirman el efecto bacteriostático y bactericida de la cepa PSS, expresado en la reducción y en la ausencia total del crecimiento bacteriano de las cepas estudiadas. En todos los casos se observó una sensibilidad mayor frente a los metabolitos de tipo sideróforos (Tabla 1). En este caso se trata de Pioverdin tipo II, segregado por la cepa PSS [Villa et al., 2002]. Los sideróforos se forman bajo condiciones limitadas de hierro trivalente, como es el caso del medio KB [Wipps, 2001], con producción de competencia por este elemento vital a favor del antagonista. La potencialidad de bacterias asociadas a las plantas que ejercen el biocontrol mediante la síntesis de diversos metabolitos, entre ellos antibióticos y sideróforos, está reconocida a nivel mundial [Leong, 1986; Blumer y Haas, 2000; Compant et al., 2005]. Numerosas bacterias endofíticas, que incluyen cepas de Pseudomonas sp., Curtobacterium luteum y Pantoea agglomerans, resultaron promisorias para las erwinias pectolíticas (Sturz et al., 1999; Reiter et al., 2002]. Recientemente una nueva forma de biocontrol, que desactiva la virulencia de E. carotovora, se ha descrito para la especie Bacillus thuringiensis [Dong et al., 2004], bacteria reconocida por su efecto insecticida. El producto comercial obtenido a partir de la rizobacteria Pseudomonas aeruginosa, cepa PSS mediante procesos biotecnológicos establecidos, está constituido por sideróforos del tipo pioverdin II, antimicrobianos de naturaleza fenólica y ácido salicílico [Villa et al., 2002]. Los resultados in vitro en este trabajo sugieren ampliar las pruebas con el bioproducto para el control de la podredumbre blanda en tubérculos y plantas de papa.
Publicado
2007-12-12
Sección
Comunicaciones cortas

Artículos más leídos del mismo autor/a